El título importa siempre, incluso con las mejores marcas

por Josep Alet el 16/04/2016

Leía esta mañana un artículo de Joana Bonet sobre la excelente periodista Margarita Rivière y me encontré con un caso ilustrativo de la importancia de la comunicación sobre el producto. Refiere que Margarita publicó junto a Santiago Dexeus varios libros de divulgación y uno de ellos bajo el título de La aventura de envejecer. “Fue un desastre, nadie quería ser aventurero ni mucho menos envejecer. Ella propuso cambiarlo a Vivir la madurez con optimismo. Y se vendió la tirada completa”, contó Dexeus.

Vemos en este ejemplo una obra de dos autores reconocidos en el mercado, creando una obra en un contexto de una colección perfectamente perfilada en contenido y forma contrastada de buenos resultados que es un fracaso inicial por un mal título, una pésima presentación. Un aviso para navegantes que piensan que sólo con tener un excelente producto y ser unos grandes profesionales ya tienen las bases aseguradas para triunfar.

La comunicación ha tenido, tiene y tendrá su papel importante por mucho que se haya denostado, sólo que se ha de identificar cuáles son las palancas clave de su actuación: su efecto en el posicionamiento y en la percepción del cliente potencial, en el sentimiento y la vivencia del cliente actual, su influencia en la comunidad de usuarios o en el entorno sobre el que se vive o los momentos en los que las personas interactúan hasta decidirse entre las opciones identificadas.

Se dice a menudo que una imagen vale más que mil palabras, pero se olvida que las palabras generan imágenes y sentimientos. Como aventura y envejecer llevan a unas imágenes contradictorias y negativas, madurez y optimismo trasladan a un mundo deseado sobre el que construir nuestra vida.

Construyamos con todos los mimbres necesarios nuestra propuesta y convirtamos nuestro producto excelente en una percepción atractiva a través de una comunicación cuidada y efectiva. Aseguraremos el éxito de ventas con nuestros clientes.

 

Deja un comentario en “El título importa siempre, incluso con las mejores marcas”

Requerido.

Requerido. No será publicado.

(Opcional)